Recomendamos conservar los huevos Santa Elvira en un lugar fresco, seco y a temperatura constante, y esto se consigue en el refrigerador. Una vez comprados los huevos, se guardan en éste para que permanezcan frescos por más días y así proporcionar un óptimo estado de conservación; los huevos a temperatura ambiente envejecen más rápido que conservados en el refrigerador. También es importante saber que los constantes cambios de temperatura afectan la calidad final del huevo.