Consumir huevo al desayuno nos ayuda a comenzar el día llenos de energía gracias a las diversas cualidades nutricionales que éste presenta. Además, su gran fuente de proteínas es clave para que nuestro organismo sienta saciedad y no presente ganas de comer alimentos altos en grasa y bajo en valores nutritivos durante el día; los huevos presentan mayores niveles de saciedad que un plato de cereales con leche. Consumiendo huevo al desayuno y manteniendo una dieta balanceada combinada con deporte, verás grandes cambios en tu cuerpo en un corto plazo.

*De acuerdo con estudios de la Universidad de Missouri en Estados Unidos, consumir alimentos ricos en proteína como el huevo y sobre todo en la hora del desayuno; ayuda a controlar el apetito a lo largo del día.