El huevo contiene micronutrientes esenciales, carotenoides, que ayudan a prevenir los problemas oculares. En la yema se encuentra la luteína y zeaxantina, las cuales ayudan a evitar la degeneración macular y la aparición de cataratas, y a pesar de que estos micronutrientes también se encuentran en verduras, a través del huevo se absorben mejor. Por eso, te recomendamos consumir huevo desde temprana edad ara evitar estos problemas oculares.