Todos los nutrientes del huevo vienen envueltos en un envase naturalmente perfecto, el cual permite el intercambio de gases a través de la cáscara al mismo tiempo que evita el ingreso de microorganismos.